Que los niños puedan establecer relaciones adecuadas con su medio (familia, amigos, personas queridas) va a depender de la calidad y el tipo de apego que éstos establezcan a lo largo de su infancia, relaciones que son absolutamente necesarias para sobrevivir.

El primer lugar donde los niños aprenden a establecer estos vínculos es en la familia que es el primer agente de sociabilización; por eso el rol de los padres y / o cuidadores es determinante en las futuras relaciones que establezcan los niños.

Diversos estudios señalan que aquellas personas que muestran un alto bienestar en la vida adulta, informan de un bajo apego inseguro, alta calidez en las relaciones dentro y fuera del sistema familiar y perciben una alta expresividad emocional en la familia.

(Páez, D y Cols.)
Pero ¿Qué es el apego? ¿Cómo se construye un apego seguro?

El apego es una relación de cariño y empatía que el niño establece con sus padres y sus cuidadores desde el momento de su nacimiento.
Si el niño no recibe este cariño, cuidado, apoyo o acompañamiento, acabará mostrando un comportamiento frío, distante, costándoles desarrollar empatía y la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, lo que afectará no solamente a la relación con los padres, sino a otros ámbitos como el escolar o el social.

Este tipo de comportamiento se ve también en niños pequeños metidos en infinidad de actividades extraescolares, con las que se prioriza un alto rendimiento académico, en detrimento del juego libre, y de pasar de tiempo con sus padres.

Por otra parte, los niños que se crían en un ambiente violento y/o son víctimas de violencia tanto física como psicológica tendrán una alta probabilidad de presentarán graves problemas psicológicos.

CLAVES PARA CREAR UN APEGO SEGURO.

  1. Contacto físico: Diversos estudios y expertos consideran que los abrazos, las caricias, los besos…son la clave para que se desarrolle un apego seguro.
  2. Proporcionar seguridad, protección y consuelo: Arroparlo y apoyarlo cuando llore, tenga miedo o cuando se equivoque.
  3. No dejar que las clases particulares o las actividades extraescolares ocupen el tiempo que debería de pasar con sus padres o jugando.
  4. La familia es el modelo y el espejo en el que un niño se mira y necesita de ellos para crecer, aprender y manejar sus miedos y frustraciones. Para ellos es muy importante que se sientan queridos y respetados aunque las cosas no ocurran como se esperaba.
  5. Disponibilidad: Que los niños sepan que sus padres están siempre a su lado.

Bibliografía
:
– García Alba,J: Apego, desapego y dependencia. Revista Mosaico n 58( P 26-37) Junio 2014.
– Jové, R. Ni rabietas ni conflictos.. la esfera de los libros.
– Páez y cols. Apego seguro, vínculos parentales y clima familiar e inteligencia emocional: socialización, regulación y bienestar.